martes, 14 de abril de 2009

Autobiografía Miguel de cervantes.



Lo que a continuación presentamos es una auténtica autobiografía de Miguel de Cervantes escrita justo el día de su muerte ya esperada. Esta obra nunca fue vista porque por algunos motivos se creía que ésta era falsa.

Mi nombre es Miguel de Cervantes Saavedra. Escribo esto ya que sé que no me queda mucho tiempo de vida porque estoy muy enfermo, especialmente hoy un 22 de abril de 1616 con 69 años que tengo y con poco más de vivir.


Nací en Alcalá de Henares un veintinueve de septiembre de 1547 y vivñi junto a tres hermanos más. Mis padres eran Rodrigo de Cervantes y Leonor de Cortinas. Rodrigo, mi padre, fue un cirujano-barbero aunque no con mucho éxito y, por ello, nos mudamos a distintas ciudades.


Al largo de mi vida he vivido una serie de cambios en España que ha afectado a la música, en la literatura, en la arquitectura e incluso en la pintura. Durante todos los años de mi vida he visto como empiezan a surgir algunos autores ascéticos y místicos y se han ido recogiendo algunas innovaciones italianas de grandes autores como Dante y Petrarca aunque una de las pocas cosas que se han mantenido ha sido como la poesía aún sigue utilizando las tradiciones.


Nunca he tenido una buena formación académica como otros muchos escritores han tenido ya que no he llegado a tener unos estudios universitarios aunque estudié humanidades en Madrid.
Más tarde, asistí a la batalla de Lepanto contra los turcos que si no recuerdo mal fue a principios de octubre de 1571, en la cual luchaba a servicio de Carlos V. Desde aquella batalla algunos me llaman el manco de Lepanto ya que sufrí graves daños en uno de mis brazos, el cual se me anquilosó al perder el movimiento de éste. A pesar de ello, un año más tarde al salir del hospital reanudé mi vida militar.


Otras de mis desventuras fue mientras iba en camino de regreso de Nápoles a España cuando me cogieron preso a mi junto con mi hermano hacia el 1575 en Argel. Estuve encerrado durante 5 años. Mis cuatro intentos de escapar fueron inútiles e inservibles. Hacia el 1580 fui liberado gracias a fray Antonio de la Bella y fray Juan Gil. Ellos pagaron mi condena, la cual pedían por ella quinientos escudos. Al cabo de un tiempo de ser rescatado fui de nuevo con mi familia en Madrid. Hacia el 1612 un tal fray Diego de Haedo escribió sobre esto en el libro Topografia e historia general de Argel. Incluso yo llegué a escribir comedias en las que se representaban mi cautiverio Los tratos de Argel; Los baños de Argel y el relato de la historia del Cautivo, de la cual está incluida en la primera parte del Quijote.


Si la memoria no me falla, antes de todo esto, contraje matrimonio un 12 de diciembre de 1584 con Catalina de Salazar en Esquivias, un pueblo de Toledo. A los dos años empecé hacer unos largos viajes a lo largo de Andalucía ya que mi matrimonio fue nefasto e incluso estéril. Años más tarde me otorgaron el cargo de comisario en Sevilla, del cual salí muy mal parado ya que no paraba de recibir denuncias y quejas en contra de que yo me quedaba con parte del dinero, aunque no tuviera nada de cierto. Me encarcelaron un 13 de marzo de 1591 por deber dinero a Francisco Laguna, debido a los rumores de que yo me quedaba con dinero que no me pertenecía y fue en esa prisión cuando empecé a planear el libro de don Quijote.

En todas las obras que he hecho a lo largo de mi vida, solo llegue hacer un autorretrato de la cual está en el libro que titulé Novelas ejemplares que se trata de doce novelas escritas al estilo italiano. Más o menos por la misma época publiqué el Quijote, 1605, y 10 años más tarde, en 1615 la segunda parte. Cuando publiqué la primera parte yo debería tener unos 58 y ya en la segunda 68 años.


En estos años de mi vida nunca he tenido ningún tipo de prestigio ni fama, a pesar de que el Quijote, para mí, es uno de los mejores libros ya que presenta una renovación y originalidad que son inexistentes en las otras obras. Unos de los últimos libros como la de Los trabajos de Persiles y Segismundo o el mismo don Quijote llevan inscritos unas dedicatorias a Pedro Fernández de Castro y Andrade e incluso también hay una dedicatoria en Las novelas ejemplares que firme hace un par de días.


Toda la poca fama que he conseguido yo, por contrario se la ha llevado Lope de Vega, una persona que no se merece nada de las riquezas obtenidas ni la fama ni la gloria. Ya que estoy mencionando escritores no puede faltar Francisco Quevedo, que es tan buen escritor como grotesco y desconsiderado. Aunque la verdad el peor es el autor ya mencionado Lope de Vega. Éste incluso llegó a pagar a un tal Avellaneda para que hiciese una segunda parte de mi libro que es una crítica directa hacia mi persona.



Así concluye la autobiografía de un hombre aunque muy desafortunado, ahora reconocido como a un gran autor que con su obra consigue terminar con las novelas de caballerías. Se puede comprobar cómo está sin ningún tipo de orden y no acaba con ningún tipo de conclusión por causas desconocidas, aunque seguramente fue por su cercanía a la muerte. Esta biografía fue hallada, aunque nunca revelada hasta hoy, junto con el libro de Novelas ejemplares. Esta nunca fue revelada hasta el día de hoy ya que al principio se creía que era falsa e incorrecta y se dejó a un lado. Desde hace poco un joven científico decide retomar la investigación y conseguir afirmar que esta autobiografía realmente la escribió Cervantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada